Esperando el momento exacto

Hace 5 meses

José Juan, de Pontevedra

Llevé a mi mujer al hospital del Meixoeiro a hacerse una prueba, y como no había dónde aparcar el coche, me quedé en doble fila esperando que saliera alguno. Cuando salió uno, quise aparcar y no me encendido. Pensé que era de la batería y llamé a mi hija, vino con unas pinzas pero la batería echaba chispas como cuándo estás soldando. Así que llamé a la grúa MAPFRE (vino enseguida, por cierto) y el señor muy amable. Nos mandaron un Uber también, vino enseguida y nos llevó a casa a mi mujer, que no se encontraba bien tras la prueba. El chófer amabilísimo. Encantados, gracias por todo.