Amistades peligrosas

Hace 2 años

Rafael, de Valladolid

La olla a presión y la placa vitrocerámica tuvieron un choque inesperado y de cierta intensidad. La vitrocerámica pasó a mejor vida. La olla aguantó bien el golpe. Al día siguiente, a la olla le presentamos la nueva placa. Ya se conocen, y por el momento se llevan bien. A ver lo que dura su amistad.