Hace 2 años

Joaquín, de Cádiz

Llegando a mi casa, una persona no respetó el ceda y, cuando me di cuenta, lo tenía encima. Iba solo gracias a Dios, pues el golpe fue donde suele ir mi hija.