Hace 2 meses

M.G.A., de Zaragoza

Mi comunicación de daños fue motivada por varios daños sufridos por terceros que no se identificaron y otro que yo mismo ocasioné en una maniobra. Al tener todo riesgo con franquicia, me informé en la oficina MAPFRE más cercana y me ayudaron en todo momento a realizar la gestiones necesarias. Posteriormente fui citado por el centro de servicios y se ocuparon de la reparación sin poner trabas y me facilitaron vehículo de cortesía sin coste alguno. Muy contento.