Hace 2 meses

Enrique, de Alicante

En 2007, nuestra familia decidió hacer un seguro de vida e invalidez muy importante con MAPFRE. El motivo fue el protocolo familiar que firmamos y la cobertura que queríamos darle a nuestras familias para el caso en el que hubiese algún tipo de accidente o enfermedad.

Cuando haces este tipo de cobertura nunca piensas que lo vas a necesitar, pero ocurrió. A uno de mis familiares (con la cobertura del seguro) le afecto una enfermedad grave que le supuso una Gran Invalidez, que le impide trabajar y le afecta de forma importante.

Se activó el rescate del seguro y MAPFRE estuvo como debía ser, a la altura. Ahora este familiar tiene unos recursos que le permiten afrontar el futuro desde la tranquilidad económica, cosa que es un mundo.

Gracias MAPFRE.